jueves, 13 de febrero de 2014

Las ventajas de una puerta automatizada en el garaje



Hoy en día existen garajes de muchos tipos (garajes privados con una o dos plazas, garajes de una comunidad de vecinos entera, etcétera), pero ciertamente todos ellas comparten un mismo aspecto en común: la puerta de entrada al garaje. Para que tanto los vehículos como los propios vecinos puedan acceder al garaje, resulta imprescindible que haya una puerta diseñada para permitir el paso a los vehículos y a las personas al mismo tiempo.

Este tipo de puertas se suelen dividir en dos estructuras: primero la puerta grande del garaje, es decir, la que se abre para dejar pasar a los vehículos. Y, dentro de la propia puerta grande, estaría la estructura del acceso que permite el paso a los vecinos sin necesidad de abrir toda la puerta del garaje.

 

Ahora bien. Un vecino perfectamente puede abrir la puerta de acceso con sus llaves sin que ello le genere ninguna molestia, pero en cambio, un vecino entrando al garaje en un vehículo necesita poder abrir su puerta sin necesidad de bajarse del coche en ningún momento. Y aquí es dónde entran en juego las puertas automatizadas.

Una puerta automatizada en el garaje permite la apertura y el cierre del acceso a las plazas de aparcamiento sin necesidad de desplazar de forma manual la puerta. Pero más allá de eso, la gran ventaja de estas puertas reside en la posibilidad de poder abrirlas y cerrarlas con un mando a distancia tal y como el que se usa para controlar los electrodomésticos que se tienen en casa. Este mando se puede añadir al llavero con las llaves del coche para así poder abrir y cerrar la puerta del garaje directamente desde el vehículo y sin necesidad de perder ni un solo segundo. Al tener el mando adherido a las llaves del coche se reduce por completo el riesgo de olvidar coger el control remoto de la puerta al salir de casa

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.