miércoles, 18 de marzo de 2015

El divorcio, qué hacer y no hacer, según el caso.



Cuando una persona está pasando por un divorcio, puede ser un momento difícil, emocionalmente delicado, físicamente agotador y financieramente duro, el resultado de un divorcio que pueden durar años y las secuelas de este proceso pueden ser por vida. Es necesario, para evitar pasar un calvario durante este trámite, hacer todo lo posible para asegurar que los resultados finales del divorcio sean lo más positivos posibles.

Asegúrese de que usted se está divorciando por las razones correctas. La gente cambia, su cónyuge lo hizo y por lo que hizo. La comunicación durante el matrimonio se puede descomponer y los niños son las primeras víctimas de este proceso, otra parte que se ve afectada son las finanzas entre las parejas.
Conseguir el divorcio, no hará que los niños estén más felices y atendidos, a menudo es todo lo contrario, lo mejor es buscar ayuda profesional, si hay incluso una pequeña posibilidad de que el matrimonio se puede salvar, en ocasiones una separación con ayuda profesional y supervisada por expertos y especialistas en problemas de familia, termina con un final más feliz para los niños y para la pareja.

A menudo la gente piensa que simplemente deshacerme de él o ella, es la solución para ser feliz, pero puede haber una razón subyacente a su infelicidad, que no tiene nada que ver con su cónyuge. Un consejero matrimonial calificado a menudo puede ayudar de forma individual o en conjunto, a erradicar y solucionar problemas en el matrimonio.

Por otro lado siempre cabe la posibilidad de un divorcio de mutuo acuerdo. Si aún tiene buena relación y comprende que hay un problema con su cónyuge y los sentimientos entre los dos siempre pueden reaparecer, si se cuenta con ayuda profesional. Discutir en el divorcio y ver si se puede estar de acuerdo con los términos sin un abogado en ocasiones no es muy aconsejable, ya que existen nuevos métodos, más asequibles, para presentar una demanda divorcio si fuera necesario, siempre y cuando se hayan probado todas las soluciones posibles. Tenga en cuenta que los rencores y hacer daño mediante juicios y demandas, no resulta barato y el aporte económico es muy importante. Por este motivo en ocasiones acudir a un abogado familiar o consejero puede aportar soluciones parciales y ayuda en determinadas situaciones.


Encontrar el abogado para un divorcio, que nos ayude y nos aconseje, para mediar y cuidar por nuestros intereses y el de los niños es lo principal, no se deje llevar por las emociones y déjese aconsejar por un profesional cualificado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.